Filmoteca de Zaragoza
  
  Vista de semana  |   Vista de mes  |   La Filmoteca  |   Suscripción |  Enlaces |  Prensa
Semana del 29 de Octubre de 2018 al 4 de Noviembre de 2018
Miércoles 31
Octubre 2018
17:30 EMIR KUSTURICA (3)

Dom za Vesanje /El tiempo de los gitanos, Emir Kusturica, 1988.

Int.: Davor Dujmovic, Bora Todorovic, Ljubica Adzovic.

Yugoslavia. VOSE. 142 min. 35 mm.

Música: Goran Bregovic.

 

20:00 EMIR KUSTURICA (4)

Crna macka, beli macor / Gato negro, Gato blanco, Emir Kusturica, 1998.

Int.: Bajram Severdzan, Srdjan Todorovic, Branka Katic.

Yugoslavia. VOSE. 127 min. B-R.

 

Jueves 1
Noviembre 2018
17:30 EMIR KUSTURICA (4)

Crna macka, beli macor / Gato negro, Gato blanco, Emir Kusturica, 1998.

Int.: Bajram Severdzan, Srdjan Todorovic, Branka Katic.

Yugoslavia. VOSE. 127 min. B-R.

 

19:45 EMIR KUSTURICA (3)

Dom za Vesanje /El tiempo de los gitanos, Emir Kusturica, 1988.

Int.: Davor Dujmovic, Bora Todorovic, Ljubica Adzovic.

Yugoslavia. VOSE. 142 min. 35 mm.

Música: Goran Bregovic.

 

Viernes 2
Noviembre 2018
18:00 EMIR KUSTURICA (5)

Underground, Emir Kusturica, 1995.

Int.: Miki Manojlovic, Lazar Ristovski, Mirjana Jokovic.

Yugislavia. VOSE. 170 min. 35 mm.

 

Este vuelo metafórico de Dusan Kovacevic  y Emir Kusturica deslumbró en Cannes, donde ganó la Palma de Oro. Deslumbraron la audacia del primero al construir un relato de difícil encasillamiento, por su armazón sin precedentes; y la desenvoltura con que Kusturica hace discurrir su enrevesada (pero diáfana) secuencia, creada por un inventor de imágenes ingenioso y fértil, que ya domina su inclinación al desmelenamiento visual. Pero si entusiasmó a unos, fue calumniada por otros.

Se le acusó de retórica y sonó la palabra con esa sombra peyorativa que suele acompañarla cuando procede de entendederas que tienden a refugiar sus limitaciones en la canonización (seguida de demonización de lo opuesto) del vuelo formal comedido y de corto alcance. Pero, en la pantalla de Underground, esa supuesta retórica debe verse -como toda composición de una tragedia, de un gran guiñol o de una combinación de una y otro, que es el caso de este filme- acompañada por la luz de  la gran tacada verbal y visual o de los crescendos rítmicos torrenciales.  Y no es ésa la peor pedrada contra el filme, debatible como todos los buenos, pero libre donde los haya. Lo peor es el anatema eclesial -lanzado por paisanos de Kusturica y unos escritores franceses que van de inconformistas y se apuntan a cantar gorigoris- que ha caído sobre ella de proserbia, lo que es una sesgada inversión del hecho, muy distinto, de que no es antiserbia.

Si algún anti hay en Underground es antigenocidio en forma de antinazismo, antiestalinismo, antititismo y, sobre todo, antinacionalismo, sea este de la parte de Yugoeslavia que sea. El vigoroso enfoque antinacionalista del filme es elección libre de sus creadores y su legítima manera de combatir lo que desprecian. Dejando a salvo una distancia grande, tienen los autores de esta metáfora la valentía que, todavía calientes los cadáveres del genocidio hitleriano, tuvo Roberto Rosellini en Germania, anno cero -y los monaguillos de Stalin tildaron de claudicador a aquel intachable poeta antifascista- de hacer una película no antialemana, sino un genial documento trágico sobre el dolor de (en sustantivo) los hombres (en adjetivo) alemanes.

Kusturica canta con desgarro y sinceridad la muerte de algo que amó y que vio desmoronarse: el sueño, hecho pesadilla, de la Yugoeslavia interracial e internacional nacida en 1919, que tras la invasión nazi y la posterior toma de su destino por el estalinismo y el titismo, quedó fatalmente sembrada de muerte. La rodó en Belgrado porque sólo allí había medios para hacerlo. Y no parece justo negar el pan y la sal a un cineasta bosnio que llena los títulos de crédito de este filme con los mismos nombres, serbios y no serbios, que llenaron las películas que hizo en otras ciudades de la ex Yugoeslavia, cuando allí no se mataba a nadie por ser de tal sitio o tener tal creencia.

Es su manera de convocar un sueño que derivó en pesadilla íntima, suya, y que ahora somete con sarcasmo y dolor a la mirada ajena. Kusturica es un bosnio libre que no es antiserbio; como Rossellini fue un italiano antinazi que no era antialemán. Lo que algunos le reprochan en el fondo, sin percatarse o quién sabe si dándose perfecta cuenta de ello, es no ser anti ningún pueblo y sentir nostálgia de la armonía internacional en que nació y creció. Si se mira la pantalla con los ojos al aire libre, sin ponerse gafas ideológicas con prejuicios en vez de dioptrías, no hay otra manera de entender el caudal de libertad que se mueve dentro de Underground. Es una obra que -dijo Peter Handke- "está destinada a prevalecer", porque su endiablado ritmo, su desbordante ingenio visual, su refinamiento formal y, sobre todo, el acuerdo de quienes (serbios no antibosnios, bosnios no antiser-bios y gitanos errantes antinadie) la crearon, permite entrever que no ha sido construida con caducidades, sino con la materia, resistente a la erosión, de que está hecho el talento.  Ángel Fernandez-Santos (El País 23 Febrero 1996)

 

ARAGÓN NEGRO Mitten_in_deutschland_nsu_bild_master-100__v-facebook1200_view

La ya tradicional colaboración de Filmoteca de Zaragoza con el Festival "Aragón Negro" se materializa en esta VI edición en una serie de peliculas negras realmente extraordinarias. Y muy reveladoras de lo que se está haciendo -filmando, escribiendo- en la Europa Central, donde el torturado pasado de sus Guerras Mundiales y el período de hegemonía nacionalsocialista regresan de vez en cuando disfrazados de terror,  nuevos miedos, nuevos crímenes. Películas duras, realistas, impecables e implacables en el relato de la realidad, estas tres entregas de Clossen, Schowschow y Aladag funcionan a modo de trilogía y nos regalan una revisión moderna del género, abriendo nuevas ventanas al modo de contar historias al otro lado de la raya. Juan Bolea

En plena Alemania

La  trilogía "En plena Alemania: NSU" se emitió  de fines de marzo a comienzos de abril de 2016 en el primer canal de televisión ARD. Mientras la primera parte Los autores- Hoy no es un día cualquiera se refiere a los antecedentes de los autores, la segunda parte Las víctimas - No me olviden trata de las víctimas de los atentados perpetrados por la clandestinidad nacionalsocialista, explorando en detalle el primer asesinato a Enver Şimşek y la situación vivida por la familia. La tercera parte se centra en las investigaciones de la policía, haciendo hincapié en las dificultades derivadas de la conflictiva colaboración con los órganos de la Oficina Federal de Protección de la Constitución de Turingia. 

 

Logo_goethe_institut_view

Continua ...

Departamento de Investigación y Archivo de la Filmoteca de Zaragoza.
Situado en Domingo Miral 3 (Antiguo cuartel Palafox)
50.009 Zaragoza (Zaragoza) Spain.
T. 976 72 49 15 F. 976 72 49 19
email: filmoteca@zaragoza.es

Departamento de Exhibición y Difusión
Palacio de los Morlanes
Pza. San Carlos, 4

50001 Zaragoza
T. 976 72 18 53 · 976 72 18 54
F. 976 39 87 40
e-mail: filmotecazgz@telefonica.net

Horario de Taquilla:
Desde 15 minutos antes del comienzo de la primera sesión.
Entrada: Libre hasta completar aforo
Aforo: 115 butacas
Una vez comenzada la sesión no se permitirá la entrada a la sala. Las copias que se exhiben son las disponibles de mejor calidad. Las duraciones que figuran en el programa son sólo aproximadas. La Filmoteca se reserva el derecho de variar el programa por causas de fuerza mayor.

V.O Versión original V.E. Versión en castellano V.O.S.E. Versión original con subtítulos en castellano (*) Subtitulado en vídeo Rót. Rótulos Son. sonorizada

//script para google analytics //script para lanzar ventana emergente cookie